sábado, junio 11, 2011

Dibujar cotufas en el aire

¿Para qué sirve Pigmalión o dibujar cotufas en el aire?
En el año 64 del siglo pasado, yo andaba por los siete años de edad. Una de mis hermanas mayores andaba de novia y me tocaba servir de “chaperòn” algunas veces. Una de ellas fue para ver una película que venía de una obra teatral de Broadway llevada al cine y basada en un libro de George Bernard Shaw, Pigmalión, pero que en el cine se llamó, “My Fair Lady”, Mi Bella Dama. (Sobre el Efecto Pigmalión, ya he escrito antes, )
He usado varias veces esta película para tratar temas diferentes entre sí, pero relacionados siempre con la transferencia de conocimiento, entendida como un ciclo.


Un poco del cuento: Resulta que estaban dos amigos en la puerta de un teatro en Londres como por 1936; el Profesor Higgins que era un Foniatra y el Coronel Pickering. Durante la entrada una vendedora de flores se les acerca y en un inglés mal hablado le ofrece un ramillete. Del intercambio sucede que los dos amigos deciden apostar a que Higgins podrá o no, enseñar a hablar correctamente a Eliza Doolitle en el término de seis meses, y convertirla en una dama.
La historia continua hasta que el objetivo es logrado, y es de donde viene la frase “Efecto Pigmalión”, pues Eliza luego de ser convertida en Dama, no quiere volver a lo que antes fue.
Lo que me interesa rescatar de esta historia esta vez, es el proceso mediante el cual, ocurrió la transformación. El Profesor Higgings pasaba largas horas en transferencia directa, enseñándole a pronunciar correctamente, usando medios de foniatría, de repetición, de imitación, pero siempre de persona a persona.


La escena brillante es justo un segundo antes, donde ya exhaustos ambos y tras repetir como letanías la misma frase, pudo ser dicha en perfecto inglés y con una pronunciación impecable. ¿Qué hace entonces que nuestra vida pueda cambiar, tal cual así, de un segundo a otro?
Eliza, en ese “segundo posterior” pudo decir en perfecto inglés: “The rain in Spain stays mainly in the plain” Ese segundo le cambio la vida. (Les recomiendo ver el video de esa parte, y por su puesto si la consiguen, ver el mejor musical de todos los tiempos). Ver la cara de Eliza (Audrey Hepburn), es en sí misma, una manifestación de asombro, al reconocer que algo internamente ha cambiado o está cambiando.


El proceso de aprendizaje es mágico. Parece que Higgins no lo sabía a ciencia cierta pues trataba y trataba de enseñar la pronunciación, sin mayor esperanza. Me encanta usar otra metáfora que aclara un poco el proceso:

Un científico en su laboratorio buscaba una mezcla perfecta. Agregaba una solución por gotas dentro de otra, en un vaso. Por días y días, agregaba gotas de una solución en otra, hasta que un día en un instante, la solución se convirtió en un gel y se solidifico. Así debe ser el aprendizaje.
¿Un ciclo? Así es, un poco de juntar las piezas y alimentar el intelecto; luego viene una fase de maduración, donde el cerebro, organiza, aumenta, aclara, transforma. La siguiente es “la iluminación” la Eureka, la innovación, la idea transformadora y cierra con la fase necesaria de la acción o implantación de la idea. Es un ciclo, pues podemos llegar a dominar estos procesos que los podemos mejorar cada vez y hacerlo cotidiano.

Los docentes, los consultores y aún más aquellos que nos llamamos artesanos, debemos entender el proceso cognitivo por medio del cual, las personas aprenden a conocer las cosas. Ya Kolb ha escrito que es un ciclo que se realimenta, en fases consecutivas, como la inmersión, la reflexión, la conceptualización y la acción. El ciclo se repite justamente para fijar ideas y aprender de lo sucedido. Tambien ya hemos hablado en ocasiones anteriores del aprendizaje de la Armada Americana, denominada “After Action Review, AAR” o reflexión después de la acción. Igualmente un proceso cíclico y sistémico que muestra como aprender de lo sucedido, conceptualizar y prepararse para un nuevo evento similar. Los docentes y consultores, debemos esforzarnos en que lo que enseñemos, sea de verdad un aprendizaje significativo, que sea capaz de cambiar para bien, la perspectiva del mundo de quien aprende. Asi Eliza Dollitte, en ese segundo posterior.

Los procesos cognitivos están divididos en aquellos de bajo nivel y los de alto nivel. Los bajos los adquirimos en las fases tempranas de la niñez, y comprenden, la organización, la clasificación, el orden,entre otras, y los de alto nivel, que adquirimos en fases posteriores y que se fundamentan en la experiencia y el ensayo-error, son, la innovación, la resolución de problemas, la toma de riesgos y la meta cognición. Esta última está basada justamente en la transformación que nos ocurre al comprender, a ese segundo posterior que nos toca vivir.

De las cosas y momentos mágicos que manejamos los docentes, se encuentra la siguiente:
La semana pasada me encontraba conversando con un alumno en la biblioteca de la universidad. Sin querer llegamos al tema del aprendizaje, de las tesis y de cómo un estudiante se prepara para salir al mundo exterior. El me dijo que ya pensaba que estaba listo y me explicó de cómo ocurrió la transformación, en aprendizajes significativos:


-“Un día iba por la calle y me quede viendo un edificio en construcción, y de repente, todo empezó a tener sentido y todo se tornó conocido para mi” (Y comenzó a dibujar pequeñas explosiones en el espacio como quien ve inflándose las cotufas,en el aire, POF.! POF.! POF.!”) (cotufas son palomitas de maíz o pop corn)

Cada “POF” era un sentido y un aprendizaje que se consolidaba, todo como en una reacción en cadena donde lo aprendido se conectaba a lo siguiente, e iba dibujando una maravillosa red imaginaria de conocimientos y aprendizajes significativos. Esto, sin dudas, es la manifestación de la transformación del conocimiento explicito en tácito, o del aprendizaje, en aprendizaje significativo.
Las cotufas en el aire, vienen a ser como las gotas que transformaron en gel, la solución. En un instante.

Nota: La red la usan mis amigos los Consultores Artesanos para expresar las redes de aprendizaje. Tomada del grupo de "Aprendices bloggers" de mi amigo Julen Iturbe.

6 comentarios:

cumClavis dijo...

Lo que más me ha gustado del post es como has urdido diferentes aproximaciones que, al menos a mí, me han llevado a reconocer el aspecto de la “interiorización” que NO hay en todo aprendizaje, sino en tan sólo aquellos que llegan a consumarse. Esa clara conciencia de que aquello que era, hasta entonces, ajeno, pasa a ser de la propiedad de la persona [ahora me parece reconocer incluso una tenue sensación de pérdida cuando he sido testigo de alguno de esos aprendizajes…como si perdiera fragmentos de alumno y ganase fragmentos de colega…]

El tratamiento que has hecho de My Fair Lady y su desglose a lo largo del post ha sido brillante.

Un abrazo Alberto.

Anónimo dijo...

Excelente como logras con ejemplos cotidianos transmitir el conocimiento! una vez más, Brillante. Comparto los de las cotufas! (pop corn o palomitas de maíz!! jeje).
Te dejo una frase que no recuero su autor, "la experiencia no es lo que te sucede, sino lo que haces con lo que te sucede" o algo así!
salutti,
Carlos

Facility manager dijo...

Hola a todos, primero que todo, se me olvidó decir en el texto que "Cotufas" probablemente sea un venezolanismos y equivale a palomitas de maíz o el Pop Corn.

Hola Manel: que alegría tenerte en casa, el poeta blogero. Que bonita metáfora dices cuando pierdes un poco del alumno y ganas un poco del colega. Y es así. Una de las últimas tesis, fué tan grande la transformación, que al final dejé que anduviera solo y me limité a compartir. A veces el aprendiz supera al maestro y no sabemos cuando. Me gustó mucho tu post sobre la Viola, no he escrito pues no he escuchado el vídeo aún.

Hol@ carlos. Bienvenido. Gracias por colocar los significados de la palabra cotufas, jeje. Me jor voy al texto y lo coloco para los que no conocen el significado. Tus palabras alientan, y motivan a seguir adelante. Al fuinal, aunque uno piensa que escribe un diario para sí, le interesa mucho ser leido y transferir alguna que otra cotufa, gracias
Alberto

Anónimo dijo...

Creo que todos nos hemos sentido así aprendiendo a manejar sincrónico:

Despues de meses pensando que no nacimos con las capacidades o que vamos a atropellar a alguien en cualquier momento POF! sin nisiquiera pensarlo cambiamos las velocidades de atrás para adelante perfectamente.

Creo que el POF! o interiorizacion significan eso: El poder hacer algo sin siquiera tener que pensarlo.

German Linayo dijo...

Excelente disertación mi admirado y muy estimado Prof. Alberto. He disfrutado con liviandad la profundidad de tu reflexión, amigable, cercana, vívida. Te felicito... y me felicito por contarte entre mis amigos más queridos!

Germán

Alberto Enrique dijo...

Gracias Germán, al final todas las teorías se parecen y en gestión de conocimiento se manejan los principios de la ontología del lenguaje, gracias por leerme,

Alberto