viernes, septiembre 04, 2009

YO NO QUIERO SER UN ÑU

Antes de que comience la época de lluvias, en África los Ñu, emigran de un lado a otro, buscando hierba fresca.

Los Ñu son mamíferos herbívoros y representan los rebaños más numerosos del planeta alcanzando más de un millón de ejemplares, solo en el Parque Nacional de Tanzania.

En días pasados, viendo un canal por cable de la vida salvaje, pude observar este fenómeno. Cientos de miles de Ñu caminando por la sabana en la búsqueda de alimento, y para seguir procreando la especie. Pero junto a los Ñu, van también los predadores.

“Los ñus son presa de muchos carnívoros tales como guepardos, leopardos, leones,
cocodrilos, etc. Estos últimos suelen ser los depredadores más comunes de los
adultos. Sus crías son presa, por lo general, de chacales, servales y guepardos.
Tanto machos como hembras están armados con peligrosos cuernos ganchudos, pero
no suelen emplearlos para defenderse, prefiriendo la huida a la carrera para
escapar de sus cazadores.” (Wikipedia, 2009)
En la película pude observar como los depredadores, se metían por dentro de la manada y habiendo escogido a su presa, la cazaban hasta morir, a la vista de los otros Ñu de la camada. Un espectáculo terrible de observar, sobre todo, porque los “sobrevivientes” ante la incapacidad de defensa, escapan al galope, para detenerse más adelante; cosas de la cadena alimenticia y de la Naturaleza.

Días después, manejando en mi carro, empecé a escuchar la historia como motorizados robaban a conductores desprevenidos en sus carros o coches, que se encontraban con el vidrio bajo o hablando por el celular. Igualmente con los peatones que son asaltados o sufren “arrebatones”.

Los ladrones de las grandes ciudades suelen estar prevenidos mientras que las víctimas, no.
En esos pensamientos, me vino a la mente, las migraciones de los Ñu hacia las zonas de pastos. Miles de Ñu encaminados y muchos depredadores a la espera de la oportunidad. En ese mismo instante me sentí un Ñu, acompañado de cientos de “Ñúes” tratando de llegar a su casa, pero en el conocimiento de la existencia de los depredadores.

La verdad, es que no me gusta ser un Ñu. (Ni hablar de ser predador)

Nota: Imagen tomada desde wikipedia, 2009

2 comentarios:

cumClavis dijo...

Desesperanzadora la imagen. Confieso que he estado a punto de ir al baño a comprobar si se me había puesto cara de Ñu.

Quizás los Ñus se sienten a gusto siéndolo y para nada quisieran ser como los humanos. No veas la cantidad de depredador que también hay por aquí… creo que los delincuentes comunes son los más inofensivos…
Un abrazo,

Facility manager dijo...

Hola Manel:
Acá, cualquier cosa que digas o pienses tiene tinte político, aunque sea sobre nuestra propia seguridad. Estoy de acuerdo a que hay otros tipos de depredadores.
Me alegro que no te hayan salido cachos.
Alberto