sábado, agosto 19, 2006

60/40

Hace años leí "Anotaciones generales sobre Inspección de Obras" de Rafael Ornés y editado por la Fundación Agerrevere de la CIV, y lo cual hago cada cierto tiempo, ya que el libro no ha perdido vigencia y es referencia obligatoria, de todo aquello, que de alguna u otra forma impacta en el ambiente inmobiliriario, y sobre todo en Inspección de Obras.
Lamentablemente no se ha vuelto a editar y las referencias son en el salón de clases y con algún ejemplar original, sacado y desempolvado de alguna biblioteca de nuestros padres o abuelos, si fueron Ingenieros.

El libro se ha encargado de romper un viejo paradigma que aún persiste en algunas personas y nos asombra además, verlo en profesionales jóvenes o recién graduados. El mito?; creer que la inspección es solo técnica y mal caracter. Eso solo ha llevado a retrasos, accidentes laborales, ineficiencia y por sobre todo, mayores costos y retrabajos.

Desde que la inspección evolucionó del policía castigador al inspector organizador, humano y proactivo; además de técnico, muchos cambios se han visto en nuestra compleja industria. La Inspección es mas eficiente y efectiva, en un marco moderno de Gestión de Capital Humano, responsabilidad social empresarial y Gestión del Conocimiento.
Desde los tiempos de Ornés, el perfil del Inspector, al igual que el Facility Manager, está mas o menos definido: calidad humana, responsabilidad, proactividad, experiencia, conocimiento previo, don de mando, don de gente, conocimiento de normas, etc. Tanto técnico tanto humano..
Es más, Ornés en su clasificación, expresa que, 60% son caracteríasticas humanas, y el 40% son características Técnicas.
Hacia alla debemos ir...

2 comentarios:

GET dijo...

Un proyecto implica completar una serie de tareas en un período de tiempo, a un costo y calidad deseado. Para ello hace falta un equipo multidisciplinario de individuos que se responsabilizarán de las actividades, por lo cual es fundamental desarrollar las competencias para interactuar efectivamente con otros.
Para lograr efectivamente esta labor, existen una serie de competencias de mayor prioridad como la integridad, el desarrollo de personas, la capacidad de dirigir efectivamente a la gente, el impacto e infuencia, la preocupación por el orden y la calidad, las destrezas para trabajar en equipo, flexibilidad, sensibilidad interpersonal y el liderazgo.
También es importante aclarar que las competencias no se pueden evaluar separadamente, sino que muchas están íntimamente ligadas entre sí. Poe ejemplo, la capacidad de influir en otros es una competencia que se apoya sobre las bases de la autoconfianza, sin la cual no se puede impactar sobre terceros, de la sensibilidad interpersonal, que permite leer las necesidades de otros y el pensamiento analítico, para hacer proposiciones adecuadas según la situación. De forma similar, la capacidad de influir se transforma en materia príma básica para liderizar, dirigir eficientemente y potenciar a empleados.
Esto implica que si se detecta en un inspector que sus acciones reflejan un nivel bajo de liderazgo, la manera de tratar ese problema puede ser mediante el desarroolo de su capacidad de impactar en otros, lo cual a su vez no logra posiblemente por tenenr baja la autoconfianza.

Facility manager dijo...

Estoy de acuerdo GET. La confianza en si mismo es fundamental para ejercer este trabajo. Lo que pasa es que creo que es inherente a la personalidad y no se aprende en la universidad.
Saludos