miércoles, marzo 29, 2006

La Sociedad del Conocimiento.


Las puertas de una nueva sociedad global y tecnológica, han sido abiertas y solo algunos han sido capaces de darse cuenta y preparase para tales retos y desafíos que están por venir. Aunque la información, ya está globalizada, algunas sociedades como la Venezolana, no están capacitadas para la cooperación y competencia mundializada o globalizada.

Estamos en las puertas de una nueva sociedad; informática y tecnológica. Se entiende así, que una nueva sociedad emerge cuando se producen transformaciones en las relaciones de producción, de poder y de la experiencia y el análisis de esas transformaciones.(Silvio, J.2000). Así, las revoluciones.
Esta nueva era, especial para los Pioneros del conocimiento, está enmarcada,( y la poca acción al tema, así lo indica), por una alta producción de tecnología informativa, democratización de la información, revolución de la educación y el conocimiento, cooperación, y un cambio radical en las estructuras mentales en relación a los viejos paradigmas en la obtención del conocimiento.

La sociedad del conocimiento responde a los viejos paradigmas, con nuevos paradigmas, pero observables, solo a veces, por personas preparadas y con una visión constructiva de la realidad.
Si los paradigmas responden a una curva, que inicialmente se encuentra acostada, que en su segunda fase aumenta su pendiente y al final o estabilización, cambia nuevamente su pendiente, y en el entendido que los grandes cambios liderados por los nuevos pioneros, se realizan al final de la segunda etapa, es menester despertar esta nueva serie de individuos pioneros, que enseñen el camino, reconozcan los nuevos paradigmas, para poder anticipar el futuro con mayor exactitud. . (Beker,a,1995).
“Conocer quienes son los modificadores de paradigmas, las personas que cambian las reglas, tiene tanta importancia como saber cuando van a presentarse. Los pioneros de paradigmas. Los pioneros de paradigmas aportan la cantidad crítica de poder cerebral, esfuerzo y recursos claves necesarios para llevar nuestra reglas a la realidad. Muy pocos de nosotros podremos ser modificadores de paradigmas; mucho mas, si comprendemos nuestro papel, podremos ser pioneros..” (Beker,A.1995).
Quedaría por determinar, si los nuevos pioneros en esta nueva revolución, o como la había definido Toffler, como la tercera ola, estarán constituidos por novatos arriesgándose a nuevas empresas, convenciendo a través de las nuevas tecnologías de la comunicación a nuevos grupos de personas que quieran oír cantos de sirenas, o formada por un nuevo grupo de expertos, constructores del conocimientos, pioneros de lo necesario, quizá cansados ya, por las condiciones de cambio constante, pero que decidan salir de su caparazón protector y comiencen necesariamente, a transitar por el difícil camino de la creación de los nuevos paradigmas que se requieren, en la nueva sociedad de la comunicación, la información y el conocimiento.

Ya Castells(2000) había enunciado las características de este proceso novedoso actual y revolucionario, al denominar al hombre, como individuo red, perteneciente a una sociedad red, conformando una aldea global o galaxia red de información.
Basados en estos preceptos, Castells,(2000), describe los riesgos y oportunidades de la globalización del conocimiento, describiendo también las características de los individuos que trabajarán y se desarrollarán en esa nueva sociedad. Así, aquellos que accedan a la información y sean capaces de adaptarse y de procesar esa información, se denominaran trabajadores auto programables y aquellos que no puedan, serán tradicionales y no tendrán prácticamente oportunidades de adaptación y pasarán a formar parte de la conocida, economía informal o llamados tambien, analfabetas tecnológicos. (Lindner,2004).

La importancia de la nueva educación y adiestramiento en empresas, radica en la formación de actitudes, en vez de conductas medibles, competencias en vez de conocimientos, que pudiesen caducar. Las empresas formales y educativas, tal como la conocemos, podrían estar preparando muy bien a futuros analfabetas funcionales, no capacitados para adaptarse a los cambios constantes en materia tecnológica y de conocimiento. La principal tarea es enseñar para “aprender a aprender”. (Delors, 1996). Las teorías de la construcción del conocimiento, como veremos mas adelante, formarán individuos para la adquisición de competencias en la construcción propia de sus necesidades y la transformación de la información en el conocimiento que requiera en el trabajo futuro, que le tocase desempeñar.

La UNESCO, en un excelente trabajo desarrollado por Delors, (1996), describe, las competencias que deberán tener nuestros nuevos egresados universitarios, es decir, nuestros futuros ciudadanos, debiendo poder aprender a ser, a hacer, a conocer, y a convivir , configurando los cuatro pilares de la educación y el conocimiento moderno y funcional.
Mucho mas aún, Majó,(2001), describe como analfabeta funcional a aquellos que no puedan, no conozcan o no tengan habilidades en sistemas de información, edición de textos, búsqueda de información en la Internet, comunicarse por Internet, tratar o editar imágenes y sonidos en red, realizar creaciones multimedia, usar hojas de cálculo, crear bases de datos y trabajos de simulación y control. (Lindner,2004).
Es por esta razón, que pensamos, que la construcción de nuestro recurso humano, se debería realizar, bajo la estructura de los cuatro pilares de la educación. A través de este concepto podemos, comenzar a estructurar el conocimiento y las competencias de las personas de cualquier estructura organizacional., ya sea lineal o matricial.

Los retos a ser enfrentados en la nueva Revolución del conocimiento y la tecnología y que posteriormente se llamará, Sociedad del Conocimiento, estarán en parte centrados en la capacidad de adaptación al cambio que tengan los individuos y al conocimiento derivado del aprendizaje continuo y permanente. Esto se logrará a través del desarrollo de competencias adecuadas, reales, humanas, necesarias y que impulsen el desarrollo y la convivencia humana y la sociedad democrática y plural.

El informe Delors destaca los aspectos centrales del siglo XXI, que corresponderá afrontar a la educación y a la necesidad de esta, a adaptarse a los continuos cambios que están ocurriendo y por venir. A esta nueva sociedad la llama, la “Sociedad del conocimiento”. De este nuevo nombre se puede reflexionar acerca de la llamada “sociedad de la información”. Está claro, que ésta por si misma, no es requisito necesario para transformarse en conocimiento. Hace falta el aprendizaje; el nuevo aprendizaje, cargado de experiencia, de desarrollo de competencias y del conocimiento hacia que ninguna etapa del aprendizaje, es terminal. El conocimiento no es terminal; la educación y la preparación, es permanente. Se desarrolla así, nuevas tecnologías de relación entre la enseñanza y el aprendizaje, centrado en el mismo estudiante, definiéndose y redefiniéndose, los nuevos conceptos de aprendizaje colaborativo, fundados en ambientes distintos a los tradicionales, o también llamados, ambientes distribuidos, como las oficinas, la escuela, la calle y su propio hogar. Esto es solo el principio......

1 comentario:

Jose Sanchis dijo...

¿Cómo surgen las “SOCIEDADES DEL CONOCIMIENTO”?
Delors nos plantea que la sociedad se encuentra sufriendo constantes cambios, es por esto que, debemos incrementar a tiempo nuestras capacidades de adaptación, a través del desarrollo de competencias y de técnicas de aprendizaje más eficaces.

No obstante, para lograr mantenernos a ritmo debemos considerar esenciales a quienes, bajo cualquier circunstancia, son capaces de reconocer los nuevos paradigmas. Estas personas deben apoyar sus habilidades sobre la multiplicidad de recursos informáticos con los que actualmente contamos, los cuales nos brindan gran libertad y facilidad de acceso a la información.

Adicionalmente, pensamos que estas personas solo serán verdaderos lideres organizacionales cuando sean capaces de enseñar, de transmitir, no solo sus conocimientos, sino sus habilidades de visión e identificación de los nuevos paradigmas, y de esta manera mejorar continuamente nuestras capacidades de respuesta frente a los incesantes cambios, fortaleciendo a los grupos de trabajo en su proceso de constante desarrollo.

Probablemente suene como una opinión soñadora, pero tratamos de transmitir un mensaje de integración, donde fluyan las ideas, habilidades y conocimientos hacia todas las direcciones, convirtiéndonos en sociedades mas integrales.

Saludos,

María Fernando Cavero
Arturo Morales
José A. Sanchis
Herman Stratthaus
Germán Torrealba